Acabar con la incineración de los residuos radiactivos procedentes de la catástrofe de Fukushima, en la ciudad de Kitakyushu

Acabar con la incineración de los residuos radiactivos procedentes de la catástrofe de Fukushima, en la ciudad de Kitakyushu


Firmen la petición y ayuden nos a prevenir el daño antes que empiece

Por favor, cliquen sobre la foto↑

Hola,

Acabo de firmar la petición de aquí abajo dirigida a: El alcalde de Kitakyushu, el Sr. Kenji KITAHASHI, la ciudad de Kitakyushu.

——

Acabar con la incineración de los residuos radiactivos procedentes de la catástrofe de Fukushima, en la ciudad de Kitakyushu

Haz una acción decisiva ahora para mantener limpios e incontaminados el aire, el agua y el suelo de la ciudad Japonesa de Kitakyushu y la isla de Kyushu y para protegerla contra más contaminación radiactiva.

FIRMA para detener la incineración de desechos radiactivos en Kitakyushu. Digamos al alcalde de Kitakyushu, Sr. Kenji Kitahashi, que pare la propagación de partículas radiactivas en el aire, el agua y el suelo de Kyushu y Kitakyushu.

Eso es lo que occurre:

Los desechos radiactivos causados por el terremoto en el este del Japón en 2011, están siendo transportados a la isla de Kyushu, que todavía está relativamente intacta.

A pesar de las protestas de los ciudadanos durante el 22 de mayo 2012, la ciudad de Kitakyushu, Prefectura de Fukuoka, comenzó la incineración de desechos del desastre causado por el tsunami procedentes de las prefecturas de Miyagi e Iwate, para probar la “seguridad” en el funcionamiento de dos incineradores en la ciudad de Kitakyushu.

Pedimos que no se reciban más desechos radiactivos y que paren la incineración debido a que el transporte de dichos materiales radiactivos y su incineración son decisiones políticas que no tienen en consideración la protección de la seguridad y la salud de los ciudadanos.

Propagar la contaminación radiactiva para “limpiar” áreas contaminadas es peligroso. Si esos desechos son incinerados, numerosas partículas radiactivas que son peligrosas para la salud serán liberadas a la atmósfera y serán transportadas por el mundo. Otras de estas partículas radiactivas quedarán mezcladas en las cenizas, y aunque estarán enterradas en los rellenos sanitarios, el cesio radiactivo podría migrar hacia el océano, ya que es soluble en agua. También sería propagado a través del aire hacia las plantas y animales, siendo luego inhalado y absorbido por los pulmones, o puede terminar contaminando alimentos que luego serán ingeridos absorbiendo de esta manera el cesio por vía oral.

Después de la catástrofe de Fukushima Dai-ichi, las reglas de seguridad fueron modificadas por el gobierno Japonés haciendo que la gente pudiese quedarse expuesta a niveles de radiactividad superior a lo que se consideraba “seguro” antes del desastre. Anteriormente, los residuos industriales con una concentración de cesio radiactivo de 100 becquerel por kilogramo (Bq / kg) y mayores, debían ser tratados con extremo cuidado y almacenado como “desechos radiactivos”, utilizando solamente sitios especialmente designados para ello. Ahora, si la concentración de cesio radiactivo es menor o igual a 8000 Bq / kg, estos pueden ser enterrados en rellenos sanitarios como residuos ordinarios. No existen datos científicos que justifiquen que esto es seguro para la salud, ya que supone un aumento en el límite permisible de contaminación a un nivel que es 80 veces superior.

Un dossier de OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica) publicado en el Octubre de 2011 que contenía nuevos datos relativos a los residuos radioactivos, dijo: “Durante operaciones de descontaminación en zonas urbanas, agrícolas, forestales, y humedales, se generarán grandes volúmenes de material contaminado quedando afectados principalmente por emisiones de materiales contaminados por cesio radiactivo. Los materiales contaminados se mezclarán el suelo, materiales orgánicos, vehículos, edificios, materiales presentes en carreteras, líquidos acuosos, árboles y tocones contaminados por Cs-134 y Cs-137. El índice de radioactividad de los materiales contaminados variará desde unos pocos a varias decenas de miles de Bq / kg”. Es prácticamente imposible medir con precisión la concentración de cesio radiactivo en los residuos que deberían ser transportados a otras partes de Japón, Kitakyushu incluído.

Nunca deberíamos dejar una herencia tan peligrosa y duradera como esa a nuestros hijos. Tenemos que poner fin a la propagación de la contaminación radiactiva y la conservación del suelo, aire y agua de Kyushu. En lugar de seguir contaminando zonas todavía relativamente seguras, estas podrán ser utilizadas para ayudar a aquellas personas que han sido afectadas más directamente por el terrible desastre, dejando que se recuperen un medio ambiente “limpio” en Kyushu.

Por lo tanto, pedimos al alcalde de Kitakyushu. Sr. Kenji KITAHASHI:

1. Parar de continuar recibiendo residuos contaminados del desastre, porque no puede garantizar su seguridad.

2. Mantener y aumentar la ayuda a la gente de Tohoku (zonas cercanas a Fukushima Dai-ichi afectadas por la alta contaminación radiactiva), ayudando a los evacuados durante el proceso de recuperación.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: