10 Consejos Para Aprovechar al Máximo tu Barbacoa de Gas

Como la mayoría de las formas de cocinar con una barbacoa de gas, es más un arte que una ciencia. Veamos algunos consejos útiles. 

Puedes seguir algunas reglas básicas, pero la experiencia, las pruebas y la pasión te harán una buena parrilla.

Estos consejos sobre cómo usar una barbacoa de gas lo ayudarán con muchos de los problemas que enfrentan la mayoría de las personas.

Como puede ver, el mantenimiento y el cuidado de la parrilla son una parte fundamental. Entonces, siga estas técnicas y evite los errores más comunes.

1. Mantenga una parrilla limpia

Una parrilla sucia se enciende, fuma sin cesar y deja un mal sabor en la comida.

Mantener su parrilla limpia reducirá todos estos problemas.

Esto significa que tendrá que pasar 10 o 15 minutos antes y después de usar la rejilla de limpieza.

Por supuesto, la mayor parte de la grasa se quemará al cocinar a altas temperaturas, pero no toda.

Los alimentos que caen en la rejilla, depósitos de cenizas y otros permanecen para asentarse permanentemente. Para un uso perfecto del gril, recomiendo limpiarlo a fondo al menos dos veces al año. Si asas a menudo aún más.

Pero la diferencia se notará.

2. Comprueba las llamas

Luchando con fuego a la parrilla. ¡Es una guerra pero siempre salimos ganadores!

Debes saber cómo controlar el fuego cuando quieras usarlo para cocinar.

Los brotes deben ser controlados, no combatidos.

Mantenga una parte de su parrilla vacía para que pueda mover la comida si se enciende la llama, aleje la comida y deje que se queme con la tapa. Si el fuego se extiende, puede ser necesario evacuar la parrilla, pero el truco es dejar que el fuego queme la grasa y deshacerse de ella lo más rápido posible.

Si el fuego se sale de control, retire la comida, apague los fuegos y el gas. Deje la tapa abierta y deje que el fuego se apague solo.

3. Calor y azúcar

El azúcar arde a 130 ° C. Si cocina alimentos con salsas o condimentos que contienen azúcar, debe mantener la temperatura de la parrilla por debajo de esta temperatura o la comida se quemará y se ennegrecerá.

4. Cuida tu parrilla

Casi todas las historias que escuché de personas que quemaron la barbacoa en la   barbacoa de gas comienzan con «Me volví a …».

Para tomar una guarnición, tomar una cerveza con amigos, preparar la mesa o simplemente charlar, dejan que la barbacoa de gas se vaya sin control y todo se quema.

Esto es especialmente cierto para los alimentos que se cocinan a alta temperatura y rápidamente como hamburguesas, chuletas y filetes. Asegúrese de hacer todos los preparativos antes de poner la comida en la parrilla y vigile siempre su barbacoa.

5. Nunca te quedes sin gas

¿Alguna vez te quedaste sin gasolina mientras cocinabas?

¿Alguna vez sucedió mientras tienes la casa llena de invitados hambrientos esperando la cena?

Corriendo para comprar un nuevo cilindro de gas (si encuentra que la tienda está abierta) pero mientras tanto la cocina se detiene, los invitados esperan. Mantenga siempre un cilindro de repuesto a mano. En pocos minutos su barbacoa de gas estará lista para continuar cocinando.

6. seguridad alimentaria

Las parrillas exitosas significan parrilladas seguras. Asegúrese de tomar algunas precauciones para la seguridad alimentaria y fundamental. Son pequeñas atenciones, como llevar comida a un plato diferente al que llegó. Asegúrese de cocinar carne a una temperatura segura, especialmente carne picada (consulte Temperatura de la carne para obtener más información). También mantenga su cocina limpia y desinfectada.

7. Use la temperatura correcta

El hecho de que su barbacoa de gas sea muy potente no significa que siempre tenga que mantener los quemadores al máximo.

Los cortes finos de hamburguesas de cordero, cerdo o res incluidas deben cocinarse a alta temperatura y rápidamente.

Los alimentos más delicados como el pescado, las verduras y el pollo deben cocinarse a temperatura media.

Asados, pollos enteros, filetes gruesos, cortes grandes deben cocinarse a temperaturas más bajas, indirectamente.

Usar la temperatura correcta es básico, pero sobre todo no tiene que darse prisa y respetar el tiempo necesario.

8. Escaldar / caramelizar la carne

La carne escaldada o caramelizada es el secreto para una cocina perfecta y sabrosa.

Blanquear no significa quemar y secar la carne como muchos piensan, pero significa caramelizar la superficie de la carne, haciéndola crujiente y sabrosa.

Este proceso funciona con la mayoría de los cortes de carne de res, cordero y cerdo.

Para lograr esto, debe llevar la parrilla a una temperatura muy alta.

Pon la carne y espera un minuto y luego dale la vuelta. La alta temperatura carameliza la superficie de la carne.

Una vez hecho esto, reduzca el fuego y continúe cocinando hasta que la carne esté lista. Obtendrás filetes crujientes pero jugosos y tiernos.

9. Cocina indirecta

Cocinar o asar indirectamente es el secreto de la versatilidad de la barbacoa.

Esta técnica de cocción es poco utilizada y conocida en la clásica parrilla italiana, mientras que la usan mucho los estadounidenses. Seguramente ofrece ventajas y las modernas barbacoas de gas están preparadas para hacerlo, por lo que también podría aprender cómo funciona.

Si bien el calor directo es excelente para cocinar a altas temperaturas y rápido, la parrilla indirecta le permite cocinar pollos enteros, asados ​​grandes e incluso hornear pan. Todo lo que tiene que hacer es apagar los quemadores que se encuentran directamente debajo de los alimentos que va a cocinar.

Si tiene una barbacoa de gas de varios quemadores, podría significar apagar los quemadores a la derecha o izquierda (según lo desee). Muchas barbacoas de gas tienen compartimentos elevados especiales que no están en contacto directo con las llamas específicamente diseñadas para cocinar indirectamente.

La carne se puede escaldar primero con cocción directa, luego se mueve lentamente al calor indirecto.

Lo ideal es tener barbacoa de gas con tapa para mejorar la cocción indirecta. Esto le dará la oportunidad de obtener alimentos blandos y jugosos, carnes tiernas a temperaturas más bajas sin quemar el exterior.

10. Mantenga su  barbacoa de gas

Llevar a cabo un mantenimiento regular de la barbacoa no solo lo ayuda a trabajar mejor, sino que lo ayudará a mantenerlo funcionando por más tiempo y mejor.

Este proceso comienza con una buena limpieza de su parrilla y continúa para una verificación completa de todas las partes internas.

Revise los quemadores en particular para asegurarse de que las puertas (agujeros por donde salen las llamas) no estén bloqueadas. Compruebe también el sistema de encendido, que crea una buena chispa para encender los quemadores sin problemas.